Advertencia de riesgos y no sujeción a supervisión

1.- Advertencia de riesgos al inversor.

Las actividades de inversión en “Startups” o empresas de reciente creación pueden conllevar una serie de riesgos, como pueden ser la falta de liquidez, la falta de ingresos por retorno del capital, el riesgo de dilución de la participación en la sociedad, la no transmisibilidad de las participaciones y riesgo de pérdida del dinero invertido. The Crowd Angel (en adelante TCA) está destinada a personas con suficientes conocimientos para entender los riesgos que subyacen en este tipo de inversiones en empresas de reciente creación.

Los proyectos publicados en TCA son considerados como “Startups” o empresas de reciente creación, y por lo tanto esto conlleva a que la inversión realizada se pueda perder. Por lo tanto, se recomienda invertir una cantidad que se esté dispuesto a perder ya que, si invierte en una empresa en quiebra, TCA no le reintegrará la inversión realizada. No obstante lo anterior, para que un proyecto sea admitido en TCA se deben cumplir unos requisitos mínimos que aseguren la estabilidad financiera del proyecto, siendo necesario para tal fin superar una Due Diligence previa.

2.- Riesgo de falta de liquidez y transmisibilidad

La liquidez evalúa la facilidad que tiene un activo en convertirse en dinero, y en este caso en concreto sería la facilidad con que se pueden vender las participaciones de una “Startup” después de adquirirlas. Como las participaciones de una “Startup” no cotizan, la posibilidad de transmitir las participaciones es baja o muy baja, lo que supone que la inversión deba considerarse como una inversión a medio plazo, y de escasa liquidez.

3.- Riesgo de dilución

Se advierte a los inversores que cualquier inversión realizada a través de la Plataforma puede estar sujeta a una posible dilución futura. Se produce dilución cuando una empresa crea nuevas participaciones, y los socios que no subscriben las nuevas participaciones emitidas, ven reducida su participación en la empresa de forma proporcional a la ampliación de capital realizada, conllevando, entre otras, una pérdida del valor de la participación, de los derechos de voto asociados a las mismas y de los dividendos.

No obstante lo anterior, existe la posibilidad de que las empresas puedan emitir clases de participaciones: Participaciones Ordinarias o de “Clase A”, incluyendo unos determinados derechos de voto y derechos de suscripción preferente, lo que obligaría a la empresa a ofrecer primero a sus socios actuales Participaciones Ordinarias o de “Clase A” la oportunidad de adquirirlas evitando así el riesgo de dilución para los socios; y, Participaciones de “Clase B”, con unos derechos de voto por participación inferior a los conferidos en las de “Clase A”.

4.- Riesgo de no obtención de dividendos

Los dividendos son pagos que efectúa una empresa a sus socios como consecuencia de la consecución de beneficios por parte de la misma. Como decíamos, la mayoría de las empresas que se publican en la plataforma TCA son “Startups” o empresas en fases iniciales, por lo que es poco probable conseguir un retorno de su inversión durante los primeros años de inversión, ya que los beneficios se suelen reinvertir en el propio negocio para impulsar el crecimiento porque las empresas no tienen el deber de pagar dividendos a los inversores.

5.- No sujeción a supervisión

TCA le advierte que las plataformas de financiación participativa no ostentan la condición de servicios de inversión, ni entidad de crédito, y por ello no están adheridas a ningún fondo de garantía de inversiones o fondo de garantía de depósitos, con los riesgos que ello conlleva. Como consecuencia de lo anterior, se informa a los usuarios que los proyectos de financiación participativa de TCA no están autorizados ni supervisados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ni por el Banco de España, por lo que la información proporcionada por los emprendedores sobre los proyectos no ha sido revisada por ellos. Esta no sujeción a supervisión viene prevista en el artículo 83 de la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial.

Actualizado en mayo de 2018